El nacimiento de Ivan

por Ramón Hernàndez,

Por Belen Expósito (mamá de Ivan).

Yo siempre había querido ser mama. No medité mucho la decision de lanzarme a por ello cuando encontré a la persona que pensé que era la adecuada. No llevabamos mucho tiempo juntos, y yo solo tenia 20 años, pero tenia tantas ganas que no quise esperar mas.

Toda mi vida habia soñado con que llegara ese momento. Me daba igual los consejos y advertencias de mis padres. Yo soñaba con tener a mi bebe.
Mi embarazo fue normal. En la primera ecografia ya me dijero que iba a ser un niño. ¡que ilusion!. Pensar nombres, prepararle su habitacion y todas sus cositas... Para evitar sorpresas decidi ir cada mes a un obstetra privado en paralelo con la seguridad social. No queria que hubiera ningun problema, y me quedaba mas tranquila si escuchaba sus latidos todos los meses y me aseguraba de que no hubiera ningun problema.
El 13 de octubre de 2007 a las 23:35 nacio Ivan. Empece con las contracciones a las 6 de la mañana, y a las 10:00 ya estaba en la Residencia Cantabria, atada a las correas para ver las contracciones. A las 16;00 me rompieron la bolsa, y me llevaron a la sala de dilatacion. Yo no tenia ni idea de como iba aquello. Solo se que sentia un dolor insoportable. Crei que no iba a aguantar. Hasta que me pusieron la epidural y todo se calmo. Ya no sentia dolor, y mi bebe estaba monitorizado para que en cualquier momento, ante el mas minimo sintoma de alarma, los medicos pudieran actuar.
Me tumbe alli a leer una revista esperando que en alguno de los innumerables tactos a los que me sometieron, la matrona me mandara a empujar. Pasaban las horas y ese momento no llegaba. De repente entraron a mi habitacion 6, 7, 8, (no se ni cuantos eran) personas corriendo, diciendo que ya no se podia esperar mas, que me iban a hacer una cesarea de urgencia. Me asuste mucho. Iban a toda velocidad de un lado para otro poniendose las mascarillas por lo pasillos. Empece a notar las contracciones otra vez, pero no habia tiempo de poner otro gotero con epidural. El anestesista me dijo que me iban a tener que atontar un poco para que me relajara, pero no eran nervios! Era dolor! Note perfectamente el filo del bisturi cortandome la piel. En cuanto me puso la anestesia me quede dormida y el dolor ceso.
Note unos golpecitos en mi hombro. Me costaba abrir los ojos, pero ella insistia "Belen, despierta. Has tenido un niño precioso". Haciendo un esfuerzo enorme le mire. Era realmente precioso. Me enamore al instante. Me pregunte ¿como he podido vivir toda mi vida sin tenerlo a mi lado?. Senti mi corazon latir muy deprisa. Hasta ese momento no supe lo que era el amor. Entendi que apartir de aquel momento mi vida la iba a dedicar a el. Que no iba a permitir que nada le pasara. Que iba a ser un niño sano, y feliz. Y que no me importaba si tenia que mover cielo y tierra para que eso fuera asi.
Se lo llevaron enseguida y yo me volvi a dormir. Tenia tal cantidad de drogas en mi cuerpo, que no podia mantener los ojos abiertos ni un segundo mas. No recuerdo haber pasado por la sala de reanimacion, pero me han dicho que estuve. Ni recuerdo cuando me sacaron de alli, ni el trayecto a la habitacion. Lo unico que tengo grabado en mi mente es el momento en que me di cuenta que mi bebe no estaba a mi lado.

Comentarios

Great post. I used to be checking continuously this blog and I am inspired! Very helpful info specifically the final part :) I take care of such info much. I used to be seeking this particular information for a very long time. Thank you and best of luck.


- 30 de Enero de 2016 a las 02:38

Para comentar, por favor inicia sesión o crea una cuenta